Dinero, incertidumbre, estrés y soledad: los migrantes en Europa hablan de confinamiento en medio de Covid-19

0
107
Uma das principais vias de Estrasburgo França), deserta em meio à quarentena imposta contra o Covid-19
Uma das principais vias de Estrasburgo França), deserta em meio à quarentena imposta contra o Covid-19. Foto: Victória Brotto/MigraMundo)

Ocho migrantes que viven en Francia e Inglaterra hablaron con MigraMundo sobre las dificultades en medio del confinamiento establecido para contener el Covid-19

Por Victória Brotto
Traducción Natália Valverde

Version en portugues
Version en ingles


“El encierro es como una guerra, pero sin armas”, dice Agnes Amon Tanoh, de 63 años, refugiada de Costa de Marfil y que ahora vive en la ciudad inglesa de Birmingham.

Ella y otros siete migrantes que viven en países como Francia e Inglaterra han informado a MigraMundo sobre el estrés, la soledad y las dificultades financieras y de estudio. También hablan de la falta de acceso a los alimentos y artículos de higiene debido al aumento de los precios y el cierre de las ONG.

De los que están en proceso de regularización, los informes son de casos estancados y audiencias de vídeo, lo que puede dificultar la comunicación entre los solicitantes y los jueces, especialmente si el solicitante no tiene una buena conexión.

Otro obstáculo adicional es que las bibliotecas y mediatecas, utilizadas por esta población para tales fines, están cerradas, y muchos migrantes no pueden permitirse una internet razonable.

A., un palestino libanés, hace seis años en Inglaterra y ahora residente en la ciudad de Birmingham, presentó una apelación después de que su solicitud de asilo fuera rechazada.

“Solicité de nuevo el asilo, pero me dijeron que todos los procedimientos se han detenido debido al Coronavirus. Espero que el gobierno haga algo porque la gente está sufriendo sin el estatus de refugiado (que les permite trabajar y estudiar en el Reino Unido)”.

A., actualmente recibe una pequeña ayuda financiera. Como le negaron el asilo, tuvo que dejar de estudiar.

¿Tecnología que ayuda o dificulta?

“Una amiga mía debería apelar el fallo del tribunal, pero no puede. ¿Qué pasará? ¡No lo sabemos! Todas las ONG han dejado de organizar reuniones físicas, las bibliotecas públicas están cerradas, así que ¿cómo vamos a tener acceso a internet si no tenemos un ordenador en casa? Y aunque lo hagamos, un solicitante de asilo no puede permitirse Internet”, dice Agnes.

Hope Projects es una de las organizaciones que ofrece asistencia legal y social a los inmigrantes sin hogar a los que se les ha denegado la solicitud en la ciudad de Birmingham.

“Nos tomamos mucho tiempo para hablar con la gente para asegurarnos de que entiendan la situación y lo que necesitan hacer”, dice Phil Davis, el coordinador de la institución.

Nos tomamos el tiempo de hablar con la gente para asegurarnos de que entienden la nueva situación”, dice el coordinador de Hope Projects. (Crédito: Hope Projects/ Archive)

La situación afecta incluso a los migrantes que forman parte del equipo de la entidad, como el iraní, Amir, que también dirige una organización persa de LGBT.

“Estoy esperando para poder presentar mis documentos a la corte. Con el confinamiento, todos los procesos se suspenden y nadie sabe lo que puede suceder”.

Las Cortes aumentaron el número de audiencias de regularización por videoconferencia. Aunque representan un medio seguro en tiempos de pandemia, pueden ser un problema para los solicitantes de asilo que no hablan el idioma local o que no tienen acceso a una buena conexión a internet.

Incertidumbre y estrés sobre la regularización

A dos solicitantes de asilo que viven en Estrasburgo, Francia – con los que MigraMundo habló – también se les ha negado su solicitud de asilo y están esperando la reapertura del Tribunal Nacional de Derecho de Asilo (CNDA, en francés) para que sus peticiones sean escuchadas.

El gobierno francés ordenó su confinamiento dos semanas después de que fueran informados de la decisión negativa sobre sus solicitudes de asilo – la cuarentena se extendió al menos hasta principios de mayo.

Y fue sólo una semana después de que se enteraron de que no se podía apelar porque el Tribunal estaba cerrado.

Para los solicitantes de asilo en Francia a los que se les negó su primera solicitud es extremadamente importante actuar rápidamente. Una vez recibida la decisión del Tribunal, el solicitante tiene 15 días para informar al gobierno si quiere apelar y si necesita un abogado.

Una vez con el abogado, tiene un mes para reescribir la historia de su cliente, presentar nuevas pruebas y enviarlas a los jueces. Estos plazos fueron previstos por la Reforma de la Ley de Asilo e Inmigración de 2018 hecha por el gobierno francés.

En otras palabras, una semana sin saber si puede apelar o no significa más de la mitad de tiempo que un solicitante de asilo tiene para reaccionar.

N., un solicitante de asilo afgano que vive cerca de Burdeos, en el suroeste de Francia, está esperando la apertura del Tribunal Nacional de Asilo para ser escuchado. A diferencia de otros migrantes, pudo presentar su apelación antes del confinamiento.

En una entrevista telefónica, N. informó de “demasiado estrés psicológico” porque su solicitud de asilo había sido denegada porque su familia estaba todavía en Afganistán, viviendo bajo la amenaza de muerte por ser cristianos en una región de mayoría musulmana.

Él y su familia huyeron a Irán con el propósito de embarcarse a Europa, pero su esposa e hijas fueron deportadas porque no tenían visas. Hoy está confinado en un apartamento con otros solicitantes de asilo, desde donde espera la reapertura del tribunal que juzgará su apelación.

“Mi situación es muy difícil, más que estar confinado, mi problema es que el gobierno francés no me cree.”

Esperar a que se reabran los casos no altera en absoluto los derechos de los solicitantes de asilo en Francia. Todavía tienen derecho a permanecer en el país y a vivir en una vivienda social. Sin embargo, con el tribunal cerrado, la asistencia jurídica gratuita se ha suspendido hasta el final del confinamiento.

La siria Reem Alkhatib informa de las dificultades para pagar las facturas. (Crédito: Reem Alkhatib/Personal file)

Dificultades financieras

La siria Reem Alkhatib, de 40 años de edad, vive en la ciudad de Wissembourg, a 50 kilómetros de Estrasburgo (Francia), tras haber huido con sus dos hijos de la guerra en su país natal. Informa de las dificultades para pagar las facturas, ya que el restaurante donde trabaja ha cerrado.

Reem, al igual que 6,9 millones de personas en Francia (según informaciones del Ministerio de Trabajo), ha recurrido al seguro de desempleo parcial. Pero para ella, la apelación no es suficiente.

Según el decreto del 25 de marzo del gobierno francés, para evitar la ruptura de los contratos de trabajo, el trabajador que no pueda trabajar durante el encierro puede solicitar un seguro de desempleo parcial. El esquema establece el 70% del salario bruto o el 84% de la hora trabajada.

“Con el seguro de desempleo parcial, obtengo un máximo de 1.000 euros, pero mis facturas son más altas que eso”, dice. “Tendré que trabajar en las fábricas, hay mucha gente que lo hace porque no tienen otra opción. Es peligroso porque el riesgo de infección por el virus es alto, pero no tengo otra opción”.

Unos días más tarde, Reem dijo en el informe que consiguió un trabajo temporal como cocinera en un asilo de ancianos. El refugiado sirio también dijo que el gobierno francés debería saber que los refugiados y los inmigrantes más pobres son “una de las partes más frágiles de la población”.

“No tenemos el dominio del idioma, ni tenemos tantos conocidos aquí en el país, por lo que es difícil dar la vuelta en un momento como éste.”

En Inglaterra, la marfileña Agnes está pasando por las mismas dificultades que Reem, pero no ha encontrado una solución para pagar las facturas. “Como agente de limpieza, sólo me pagan por las horas trabajadas. Así que, mientras esté confinado, no recibiré ningún salario.”

En una reciente declaración, el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom , declaró que era responsabilidad de los gobiernos cuidar de sus ciudadanos, especialmente de los más vulnerables.

“Como el francés no es mi lengua materna, me resulta muy difícil”, dice el sírio Amin, que pasa hasta 10 horas al día estudiando durante el lockdown (Crédito: Amin T./Arquivo pessoal)

La soledad y la salud mental

 “La mayoría de los refugiados y solicitantes de asilo son personas que viven solas en países extranjeros. Participan en reuniones organizadas por las ONG precisamente para socializar”, dice Agnes.  

“Como nadie puede dejar o continuar sus actividades como antes, todos se sienten tristes, confundidos y esto afecta a la salud mental y psicológica de las personas”, dice A, un palestino solicitante de asilo en Inglaterra.

El sirio Mohammad Ahmad, de 33 años, refugiado que vive en las afueras de París, también habló en reuniones que le ayudaron a practicar su francés. “Iba allí a hablar con la gente y a practicar mi francés, pero hoy no puedo. Todo está cerrado”, dijo.

Mohammad fue arrestado dos veces por las fuerzas que se oponen al régimen sirio, y hoy se encuentra confinado en un pequeño apartamento social en las afueras de París.

Amin Tatari, un refugiado sirio de 23 años de edad que regresó a la escuela secundaria después de haber ingresado en el sistema educativo francés, recibe educación en su hogar en una pequeña ciudad cerca de Estrasburgo.

“La mayoría de los profesores envían documentos explicando el tema por correo electrónico, junto con sus deberes. Tengo que leer y tratar de entender por mí mismo”, dice. “Pero como el francés no es mi lengua materna, me resulta muy difícil”, dice Amin, que dice que pasa hasta 10 horas al día estudiando.

El iraní Amir también habla sobre los informes de solicitantes de asilo que no tienen papel higiénico ni artículos de limpieza para el hogar proporcionados por el gobierno británico: “Esperábamos que las autoridades prestaran más atención a las personas, que no fueron informadas y asistidas de la manera en que deberían”, dice.

“Un solicitante de asilo tiene dos hijas y se enteró esta semana que está embarazada. Y luego toda su familia tuvo que aislarse por el riesgo”, informa Agnes. Además de la comida, tuvo que comprar un paquete de internet para que las dos chicas siguieran las clases.

Todavía en el Reino Unido, una refugiada de Zimbabue informa de “mucho estrés” porque está sola con su hijo. “Para salir de compras tengo que llevarlo (…) me asusta pensar que se pueda infectar.”

DEIXE UMA RESPOSTA

Insira seu comentário
Informe seu nome aqui

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.